¿cuál es la asociación entre diabetes y presión sanguínea alta?

¿cuál es la asociación entre diabetes y presión sanguínea alta?

¿qué significa tener la presión alta? ¿cómo te pueden ayudar a controlar la presión las decisiones que tomes sobre tu estilo de vida?

Como persona con diabetes, el riesgo de tener presión alta es mayor. La diabetes puede dañarte los vasos sanguíneos y dificultar que la sangre fluya por ellos. Cuando tu corazón tiene que bombear con más fuerza para enviar sangre por los vasos sanguíneos, la presión de la sangre sube. Imagínate una manguera para regar el jardín: si la manguera está doblada o arrugada hace falta más presión para que pase el agua, pero si la manguera es perfectamente circular se necesita menos presión.

Tener diabetes no significa automáticamente que vayas a tener la presión alta. Sin embargo, es importante que vigiles los números de tu presión sanguínea.

entender qué significan los números. La presión de la sangre es la fuerza con la que la sangre se mueve por los vasos sanguíneos. 

Cuando tienes una presión sanguínea de 130 sobre 80, el primer número, 130 (la presión sistólica), es la presión o resistencia dentro de los vasos sanguíneos cuando el corazón se contrae. El segundo número, 80 (la presión diastólica), es la presión o resistencia dentro de los vasos sanguíneos cuando el corazón se relaja, entre los latidos. La unidad estándar para medir la presión sanguínea es mmHg.

ten en cuenta que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo. La presión sanguínea alta, también conocida como hipertensión, aumenta el riesgo de un ataque al corazón o derrame cerebral. Ya que el aumento de glucosa en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos, las personas con diabetes son propensas a tener un riesgo más alto de padecer hipertensión. Para compensar este riesgo adicional, los niveles recomendados de presión sanguínea en las personas con diabetes son distintos a los de las personas que no tienen diabetes.

lleva un registro de tus números y conoce los factores de riesgo. La única forma de saber si tienes presión sanguínea alta es visitando a tu médico regularmente para que te revise la presión. Otros factores de riesgo que ocasionan la presión sanguínea alta son: una dieta alta en grasas o sal, fumar, obesidad, estrés, tomar cafeína, una vida sedentaria y un historial familiar de presión sanguínea alta.

toma decisiones saludables para mantener tu presión sanguínea bajo control. Comer una dieta saludable podría ser beneficioso para tu presión sanguínea. Recuerda, hasta los cambios más pequeños pueden marcar la diferencia. Trata de agregar pimienta o hierbas frescas a tus comidas en vez de sal. Cambia las comidas preparadas altas en sodio por comidas sencillas hechas en casa. Una dieta sana también incluye grandes porciones de frutas, vegetales y productos lácteos bajos en grasa, además de buenas cantidades de granos integrales.

Hacer ejercicio regularmente es importante para fortalecer el corazón y minimizar el riesgo de desarrollar presión sanguínea alta. Trata de hacer ejercicio regularmente, y ponte como objetivo hacer 30 minutos de ejercicio moderado la mayoría de los días de la semana. Intenta incorporar ejercicios fáciles en tu rutina diaria, como por ejemplo parquear el auto lejos cuando vayas al supermercado o de compras.

Por EatingWell.com. © Meredith Corporation. Todos los derechos reservados. Utilizado con autorización.

recomendado para ti