mantén una actitud positiva.

mantén una actitud positiva.

tu actitud es lo más importante cuando vives con diabetes.

Cuando John R. fue diagnosticado con diabetes tipo 2 en el 2002, estaba convencido de que el laboratorio había cometido un error. Le molestaba revisarse el azúcar en la sangre, no quería tomar notas en una clase de educación para la diabetes y se negaba a la idea de leer las etiquetas nutricionales en las latas y paquetes de comida.

Cuando John, de 58 años, aceptó su afección, su vida comenzó a mejorar. Empezó a comer mejor, aprendió sobre la diabetes y volvió a montar en bicicleta, algo que era su pasión. Tres meses después, había perdido 50 libras y montaba en bicicleta todos los días de 15 a 20 millas.

John aprendió que los sentimientos negativos que venían ocasionalmente no debían dañar su forma de cuidarse. Tuve que aceptar que soy humano y que a veces las cosas no van de acuerdo a mis planes, dice John, a pesar de admitir que a veces se sigue sintiendo decaído por tener diabetes. Cuando tiene esos momentos, mira lo lejos que ha llegado y lo mucho que realmente disfruta de la vida.

el optimismo beneficia tu salud.Las personas con una actitud positiva son más propensas a cuidarse mejor y sentir menos estrés. Una actitud negativa, por otro lado, puede hacerte daño. Algunos expertos sugieren que el estrés crónico puede elevar la presión sanguínea, incrementar la resistencia a la insulina y debilitar tu sistema inmunológico.

Una actitud negativa también puede llevarte a la depresión, lo cual puede interferir con cuidarse bien. Te puedes sentir con menos ganas de hacer ejercicio si no ves un beneficio inmediato y puede que no quieras revisarte el nivel de azúcar en la sangre si estás seguro de que va a estar alto. Sentirte deprimido o sin esperanza también te puede llevar a automedicarte por medio de la comida, el alcohol o el tabaco. Visita a tu médico para descartar la depresión si ves que tienes sentimientos persistentes de tristeza, no puedes dormir, duermes demasiado o piensas en el suicidio.

mira las cosas como son.No confundas una actitud positiva con un optimismo ingenuo. Pensar positivamente significa ver las fortalezas y las debilidades, además de la esperanza y las dificultades. La realidad de la diabetes puede hacer que decaigas, pero un punto de vista positivo puede ayudarte a suavizar las recaídas emocionales y ayudarte a disfrutar los momentos buenos. Aquí puedes ver cómo:

identifica pensamientos dañinos o negativos.Trata de escribir tus pensamientos negativos y cámbialos por otros positivos y realistas. Por ejemplo, en vez de creer que el azúcar en la sangre siempre está alta, piensa en qué momentos no lo está y escríbelos.

aprende más sobre la diabetes.Mientras más sepas sobre la diabetes, más seguro te vas a sentir de cómo controlarla.

ponte metas pequeñas.No empieces por cambiar toda tu dieta. Empieza cambiando el helado de la noche por un yogur sin azúcar. Tomar pasos pequeños hacia una meta más grande seguramente fortalecerá los pensamientos positivos y elevará tu confianza.

acepta las dificultades de tu progreso.A pesar de todo tu esfuerzo por cuidarte, puede que a veces comas demasiados dulces o duermas en vez de ir a dar tu paseo de las mañanas. Sigue adelante, no pares y toma decisiones positivas cuando vuelvas a tener la oportunidad.

busca apoyo.Pide a tus familiares y a tu médico que te den ánimo y refuerzo positivo. Puede que también debas hablar con un consejero o un asesor espiritual para encontrar más apoyo. Busca un balance entre la diabetes y el resto de tu vida. No permitas que la diabetes se lleve toda tu energía y atención. Busca otras cosas que te interesen y que no tengan nada que ver con la diabetes.

expresa gratitud.Expresar gratitud, en rezos, en un diario o en tus pensamientos, refuerza tu actitud positiva.

 

 Por EatingWell.com. © Meredith Corporation. Todos los derechos reservados. Utilizado con autorización.

recomendado para ti