para una mejor salud, lleva un diario.

para una mejor salud, lleva un diario.

llevar un diario puede ayudarte a tener una idea más clara sobre cómo estás controlando tu diabetes y a mejorar la forma en que lo haces.

Los diarios o registros son una herramienta muy buena para monitorear y organizar tu vida. Llevar un diario también puede ayudarte a hacer un seguimiento y tomar el control de tu salud, lo cual es de suma importancia cuando tienes diabetes. Ver tus hábitos de salud escritos en un diario puede ayudarte a entender la conexión que hay entre la dieta, hacer ejercicio, tomar tus medicamentos y tu nivel de azúcar en la sangre. Además, cuando veas cómo afectan a tu cuerpo algunas comidas o hábitos en particular, tendrás más motivación para crear hábitos que te hagan sentir bien.

Una regla importantísima para llevar un diario es ser honesto. Recuerda que al llevar un diario, lo estás haciendo por ti y no para satisfacer a tu nutricionista o médico. Así que si te comes una hamburguesa con queso, apúntalo en tu diario. Nadie te va a juzgar.

Esto es lo que debes incluir en tu diario:

cuándo comes.​ Anota la hora en que comes snacks y tus comidas. Esto te va a indicar si tiendes a saltarte las comidas, si comes muy poco o comes mucho a ciertas horas. Examina estas horas. ¿Comes cada tres o cuatro horas? ¿Te guardas todas las calorías para una comida o quizás te saltas el desayuno y el almuerzo para después tomar una gran cena? Para las personas con diabetes, las comidas regulares con la cantidad adecuada de calorías pueden ayudarles a reducir el nivel de glucosa en la sangre y controlar la sensación de hambre.

qué comes. Asegúrate de anotar las cantidades y detallar la descripción de las comidas que comes, como por ejemplo 1/2 taza de frutas o 3 onzas de pollo. ¿No estás seguro de cuánto comes? Usa una taza de medición y considera invertir en una buena balanza. ¿Estás comiendo muchas comidas altas en carbohidratos? ¿Son tus raciones más grandes de lo que pensabas? Dedica tiempo a buscar información en Internet sobre los restaurantes y a leer las etiquetas de las comidas, para poder entender mejor la información nutricional más allá de las calorías y los carbohidratos. Es bueno que anotes las grasas y el sodio, sobre todo si tienes enfermedades del corazón.

la glucosa en la sangre. Entender los cambios del nivel de azúcar en la sangre y ver cómo te afecta la comida es uno de los grandes beneficios de llevar un diario.

tus medicamentos. Anota cuándo tomas medicamentos para bajar la glucosa en la sangre y qué cantidad tomas, para ver cómo se relacionan con tus hábitos de comida.

tu actividad física. Anota la duración en minutos y el tipo de ejercicio formal que has hecho, como por ejemplo caminar o montar en bicicleta, y también cualquier ejercicio informal como la jardinería o las tareas del hogar. Hacer ejercicio a diario es importante para controlar tu peso. Anotar todo esto te puede ayudar a asegurarte de que la mayoría de los días te mueves entre 30 y 60 minutos.

cómo te sientes. Escribir en tu diario cómo te sientes y compararlo con lo que comes puede ayudarte a ver cómo las comidas afectan a tu cuerpo físicamente y cómo tus emociones afectan a lo que comes. Este paso te ayudará a ver la diferencia entre hambre de verdad y hambre emocional, algo que muchas veces ocasiona problemas de peso.

tus metas. Después de escribir en tu diario por lo menos durante tres días, revísalo y fíjate en las áreas donde puedes mejorar. Te sorprenderá ver cómo las actividades diarias que escoges afectan a tu azúcar en la sangre y es posible que te inspires a hacer los cambios necesarios para lograr tus metas.
 

 Por EatingWell.com. © Meredith Corporation. Todos los derechos reservados. Utilizado con autorización.

recomendado para ti